EL MOVIMIENTO EN LA ESCULTURA

2 Nov

El movimiento y el reposo son polos opuestos de la vida y de la imaginación que se reflejan en el arte. Pienso que son verbalmente opuestos pero cuando lo aplicamos a la práctica no lo son. Una escultura está en reposo, pero puede mostrar algún movimiento a través de su disposición.

Existen dos tipos de movimientos, el virtual y el real. El primero consiste en crear la sensación e ilusión de que existe movimiento donde no lo hay, es el caso de las esculturas, y el segundo implica un desplazamiento de las formas, por lo tanto lo vemos claramente como se mueve.

Y nos preguntamos, ¿cómo se representa el movimiento? Se puede representar con la multiplicación de las líneas (descomponer el movimiento total mediante una serie de formas fijas), la posición inestable, el movimiento congelado, el movimiento previsible e imprevisible. Para crear esa sensación de movimiento tiene mucha importancia la presencia de la luz, ya que está relacionado con el volumen, el cual genera sombras propias y arrojadas. También es muy importante elegir bien el acabado del material de la escultura.

Aquí tenemos algunos comentarios sobre dicho tema:

«Para mi gusto, la escultura debería tener el menor movimiento posible. Rodin mismo permanece quieto; pone movimiento en los músculos, pero el conjunto queda quieto y tranquilo» (Arístides Maillol).

«Nos hemos liberado de los viejos errores de los egipcios, según los cuales el elemento básico del arte sólo podía ser un ritmo estático. Y enunciamos que los elementos del arte tienen su base en un ritmo dinámico” (Manifiesto constructivista de Gabo y Pevsner).

El movimiento en las esculturas siempre ha sido muy comentado durante todos estos siglos y los artistas siempre han deseado representar el movimiento en sus esculturas. En el siglo XX se ha llegado a alcanzar el movimiento real de los objetos escultóricos, aunque la propia naturaleza estática de la escultura está en contradicción con la vida misma, ya que el movimiento necesita no sólo de espacio, sino de tiempo para que la forma pueda desplazarse y discurrir por el espacio. Por ello decimos que la escultura en movimiento no puede traducir el movimiento real sino de una manera ilusoria y óptica.

La conclusión que saco es que una de las características más específicas del arte es la ILUSIÓN. Y sin ella no sería lo mismo.

Creada por Robert Glen. Situada en Irving, Texas.

Imagen

Situado en el parque Bowling en Nueva York.

Imagen

Creada por Kang Duck-Bong con tubos de PVC.

Imagen

Creada por Sergio León jugando con el movimiento de forma sutil y elegante.

Por último, presento algunas de las esculturas de Peter Jansen destacando el movimiento.

Imagen

Imagen

Subido por: paujorjo.

2 comentarios to “EL MOVIMIENTO EN LA ESCULTURA”

  1. Peggyisthequeen noviembre 14, 2012 a 7:57 pm #

    Algunos de los ejemplos que has puesto son estupendos. Las dos últimas me recuerdan a las cronofotografías que os mostré en clase. Muy bien.

  2. Sergio León abril 18, 2017 a 8:08 pm #

    Muchas gracias por incluir una escultura mia. Con tan grata descripción.
    Sergio Leon.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: